Traducción jurídica

Juridica


Traducción jurídica


Al igual que hicimos en la sección correspondiente a la traducción jurada, es conveniente que aclaremos la confusión existente entre este concepto y el de la traducción jurídica. Si bien la traducción jurada se ocupa de todo tipo de textos (documentos oficiales, historiales académicos, actas, etcétera) que aunque no sean necesariamente de naturaleza jurídica pueden tener repercusiones legales, la traducción jurídica se circunscribe únicamente a los textos legales. Lo que no impide, desde luego, que las traducciones jurídicas también sean juradas, y de hecho suelen serlo, sobre todo cuando intervienen en procesos legales.


Lo siguiente que debemos tener en cuenta que, al contrario que otras modalidades, la traducción jurídica tiene una función muy determinada, que consiste, sencillamente, en la protección de los derechos de los ciudadanos en un mundo en el que en muchos casos las fronteras han quedado obsoletas. Pues bien, al margen de consideraciones éticas, esto acarrea una serie de consecuencias para los traductores.


La primera de ellas es que la traducción jurídica trasciende el ámbito del propio lenguaje, algo que ya hemos tenido en cuenta al referirnos a otras modalidades de traducción. En otras palabras, no basta con trasponer una palabra por otra. Si lo hacemos ocasionaremos tremendas confusiones y ambigüedades que perjudicarán a nuestros clientes y nos veremos en manos de los llamados «falsos amigos», que con frecuencia dificultan este tipo de traducciones. Por ejemplo, el vocablo inglés jurisprudence no equivale en castellano a «jurisprudencia». Además, el estilo, las convenciones tipográficas, las fórmulas empleadas; todos estos aspectos tan peculiares de los textos legales difieren en culturas distintas, en las que las tradiciones jurídicas no tienen por qué ser las mismas. Por ellos en muchos casos la traducción no es posible sin determinadas compensaciones culturales. Así pues, se requiere un experto conocimiento previo del sistema legal de la cultura origen y la cultura meta para que el texto resultante sea comprensible y a la vez exacto y preciso en los conceptos utilizados ya que tendrá sus consecuencias legales. En Cosmolingo somos conscientes de ello y por eso, al igual que usted, nosotros también trabajamos sólo con los mejores de lo mejores. Para poder ofrecer a nuestros clientes traducciones profesionales necesitamos personal cualificado, y eso es algo que en Cosmolingo siempre tenemos en cuenta. Trabajamos con más de 1.500 traductores profesionales en todo el mundo. Antes de que un traductor pueda trabajar con nosotros, examinamos detenidamente su formación profesional, porque ésta es la única forma que podemos estar seguros de que aporta los conocimientos y la experiencia necesaria. Pero con esto no nos damos por satisfechos, el traductor deberá realizar diversas pruebas que serán revisadas por nuestros expertos detalladamente. Sólo si el texto cumple con nuestros estrictos requisitos de calidad, será admitido como traductor en Cosmolingo. Además, nuestros traductores profesionales trabajan con los últimos avances informáticos, así podemos estar seguros de que somos capaces de entregar en cualquier caso, una traducción profesional y de alta calidad.


Traducimos todo tipo de textos de carácter legal o jurídico, tales como


• Escrituras

• Contratos de compraventa

• Contratos laborales

• Demandas, denuncias

• Estatutos

• Informes periciales

• Contratos de representatividad

• Contratos de franquicias

• Contratos de hipoteca o préstamo

• Normas

• Leyes

• Etc.


La traducción jurídica que ofrecemos se adapta a las necesidades del cliente facilitando así la comunicación en distintos idiomas.


Traducción jurídica de

español <–> alemán

español <–> inglés

español <–> francés

español <–> italiano

y muchos más


La agencia de traducción Cosmolingo ofrece traducciones jurídicas en los idiomas principales.




Presupuesto