Traducción del español al georgiano

mundo


Su traductor experto en traducciones del español al georgiano


Escoger a un traductor no es una tarea fácil. Por un lado no se sabe con quién hemos de tocar, si la persona es fiable, si de verdad entiende el idioma de origen y si es capaz de trasmitir el texto al idioma de destino que deseamos traducir. En estos casos, es mejor acudir a un profesional.


En Cosmolingo tenemos al traductor que está buscando. Todos nuestros colaboradores han sido seleccionados minuciosamente, por lo que puede estar seguro que el traductor que se encargue de su traducción no es un cualquiera, sino un profesional cualificado que entiende a la perfección su labor y que dispone de los conocimientos así como de la experiencia necesaria para realizar traducciones de calidad.


¡Si necesita una traducción de español a georgiano, no pierda más tiempo en buscar a un traductor! Confíenos sus proyectos de traducción. Nosotros nos encargaremos de seleccionar al traductor más adecuado para su encargo, para que con nuestros servicios pueda lograr lo que se ha propuesto.


El idioma georgiano


El georgiano, de la familia caucásica, es la lengua materna de unos 4 millones de georgianos, que componen aproximadamente el 70% de la población de esta pequeña república que antaño pertenecía a la Unión Soviética, así como de unos 2 millones de personas que residen fuera de sus fronteras, sobre todo en Turquía y Rusia, pero también en diversas regiones de Oriente Medio, especialmente en Azerbaiyán.


Dado que Georgia se encuentra en una intersección entre Europa y Asia, manifiesta influencias de todas las culturas que la han atravesado: grecorromana, árabe, turca y sobre todo persa y rusa. De hecho, la lengua y el alfabeto georgianos han sido los símbolos más destacados de la identidad nacional frente a la ocupación extranjera. No en vano Georgia cuenta con la tradición literaria más antigua de todas las lenguas caucásicas.


Así como a lo largo de la historia el georgiano ha devenido en numerosos dialectos, también ha adoptado diversas formas de escritura. El alfabeto moderno consta de 33 letras, que se corresponden con otros tantos sonidos. Curiosamente, no emplea letras mayúsculas.


La historia de Georgia nunca ha sido apacible, pero desde la declaración de independencia en 1991 se ha tornado especialmente cruenta. Las noticias nos han relatado los episodios más desagradables: las interminables guerras civiles, los movimientos separatistas que perduran hasta nuestros días y las violentas reacciones que han provocado entre los unionistas, las limpiezas étnicas, el fraude y la corrupción política… Debido a todos estos acontecimientos la economía es más bien endeble y la delincuencia se ha convertido en un problema acuciante. Por si fuera poco, un alto número de jóvenes han abandonado el país en busca de oportunidades en el extranjero, de modo que la población se encuentra envejecida y el índice de natalidad es uno de los más bajos del mundo.




Presupuesto